Orrialde:El imposible vencido (1853).pdf/12

Orri hau berrikusi gabe dago


nobleza bascongada el jurisconsulto Gutierrez (1). LLama á todos los cántabros generalmente (y entiende á los bascongados) caballeros hijosdalgo desde ab initio, recobradores de España y nobles de sangre. Y á toda la Cantabria la apellida con estos especiosisimos epitetos: dice que es nobilísima, belicosa y fuerte; hidalga in abstracto, restauradora de España, rio caudaloso de nobleza, vínculo de nobleza, solar indicativo y demostrativo de nobleza, antiquísimo seminario de la nobleza de España. Esto, que generalmente se dice de Cantabria, no solo cuadra á GUIPUZCOA, por ser una insigne parte de la esclarecida Cantabria, sino por otros mil títulos especiales. Ser guipuzcoano y ser hidalgo y noble, es una misma cosa, no solo dentro de la misma Provincia,sino tambien fuera de ella: siendo reconocidos sus naturales por las audiencias, chancillerias y consejos de nuestros Monarcas por caballeros hijosdalgo y tambien por todas las naciones del mundo. Y aunque mas de una vez la envidia ha querido oscurecer esta gloria de GUIPUZCOA con pleitos y demandas, solo ha obtenido que nuestros Reyes hayan mandado (2) que aun los originarios de Guipuzcoa sean declarados y pronunciados y los declaren y pronuncien por tales hijosdalgo en propiedad y posesion, por caballeros y nobles de sangre y de linage, que es la nobleza natural secundaria, y la mas apreciable. Ni esta es nobleza de los provincianos de aquellas que son privilegio y gracia de los Reyes y suponen principio y transicion de no ser nobles á serlo; porque nunca se halla en historias ni monumentos antiguos principio á esta nobleza Guipuzcoana, y los Reyes que han hablado en este particular siempre han declarado la posesion de esta preeminencia en los guipuzcoanos: no de otra suerte que cuando sedisputa la preciosidad á un diamante, el diestro lapidario no se la dá, sin declara la que tiene por sus brillantes fondos. Ni tiene la emulacion que cavilar sobre que es comun é indiscreta esta prerogativa; porque con esta verdad se compone que haya en GUIPUZCOA aquella distincion lustrosa y apreciable de clases diferentes, que hace á una República ser gerárquica y bien ordenada. La nobleza de que hablamos (3) es una fidalguia que viene á los hombres por linage: y en estos términos es general en GUIPUZCOA. Pero fuera de eso, no solo hay nobles, que heredan la hidalguia por origen inmemorial de los primeros antepasados, mas tambien de los progenitores intermedios, que por hazañas heróicas en paz y en guerra, por mar y tierra, por la defension de la patria y de toda España, ilustraron y arraigaron en sus casas con nuevos realces la nobleza heredada. Asi como en el firmamento el vulgo hermosisimo de los astros tiene la prenda comun de ser nobilísimo por su origen y antigüedad, por su belleza y brillante luz; mas no obstante, en aquella república de luceros se observa la admirable distincion de ser unos de primera magnitud, otros de segunda ó por mas resplandores, ó por mejores influjos, ó por mas

 (1) Lib. 3, q. 17 desde el folio 231 hasta el 301.
 (2) Puede verse en un decreto de Felipe III, en Madrid á 3 de febrero de 1610.
 (3) Partid. 2, ley 3. tit. de los caball.