Orrialde:El imposible vencido (1853).pdf/19

Orri hau berrikusi gabe dago


Licencia de los provisores.


Nos los provisores y vicarios generales de esta ciudad y obispado, Sede Episcopali vacante, etc. Por la presente damos licencia al Rmo. P. Manuel de Larramendi, maestro de teologia en su real colegio de la Compañia de Jesus de esta ciudad, para que pueda imprimir el libro intituladoEl imposible vencido y Arte de la lengua Bascongada, por cuanto está visto y examinado de nuestro mandato, y no contiene cosa alguna contra nuestra Santa Fé y buenas costumbres. Dada en Salamanca á 1.° de Julio de 1729.

Doctor, D. Juan Antonio
de Oruña Calderon.

Doctor, D. Francisco
Dias Santos Bullon.

Por mandado de sus Señorías

D. Miguel Antonio del Pozo.


Aprobacion del Lic. D. Juan Domingo de Arzac y Echeveste, rector, que fué, y colegial en el viejo de S. Bartolomé mayor de esta universidad de Salamanca, y opositor por él á las cátedras de teologia y propiedad de artes y catedrático de regencia en ella.

Mándame V. A. leer el arte de lengua bascongada, que con título del Imposible vencido quiere sacar á luz el Rmo. P. Manuel de Larramendi, maestro de teologia en su real colegio de la Compañia de Jesus de Salamanca; y en su precepto me anticipa V.A. el gusto de ver mi lengua nativa reducida á reglas, y tan conforme á ellas, que no tiene que envidiar á otra alguna, ni cultura ni consonancia, ni belleza. Y si todas las cosas deben á la luz mucha parte de su ser, pues sin ella no se lograria su hermosura y perfecciones, mucho debe la lengua bascongada al Rmo. P. Larramendi, cuyo ingenio pudo descubrir y hacer patentes los primores de esta lengua, que padecia la nota de inculta y hoy se puede gloriar de muy perfecta. Creyera yo que el autor habia aplicado toda la capacidad de sus prendas y talentos en idear y egecutar obra tan dificil, y que sale tan primorosa, si no supiera que solo dedicó á ellas los desperdicios del tiempo que le permiten las tareas de su magisterio, en que se emplea con los créditos que Salamanca sabe y plubica, sin negarse á repetidas funciones del púlpito, donde logran sus singulares talentos universales aclamaciones, arrastrando su nombre nomerosos concursos en teatro tan crítico, que siempre le oye gustoso. Y aunque su ingenio y estudios nos prometen asuntos y empeños mas elevados, bien que no mas dificultosos, agradecido comienza á enseñar por donde comenzó a prender, pagando con