Orrialde:El imposible vencido (1853).pdf/26

Orri hau berrikusi gabe dago


dos de hablar, como cuando preguntamos ó negamos alguna cosa. No se usan ambos promiscuamente, sino una veces uno y otras veces otro. Sea, pues, la regla, que si el nombre se acaba en consonante,tiene lugar el ic, v.g: mutil, guizon se acaban en consonante, y por eso mitilíc eztagó, no hay ningun muchaco, guizonic aguerí eztá, no parece hombre alguno. Pero si el nombre se acabare en vocal, solo tiene lugar el ríc, v.g: oguí, burú se acaban en vocal, y por eso badezú oguiríc? tienes algun pan? bururíc eztú, no tiene juicio.
En el genitivo hay otros dos articulos que sirven cuando el genitivo no es de posesion, y son az, zaz, cuyo uso es que el primero se añade al nombre, acábese en vocal ó consonante: jaincoáz, oroitzen eztá, no se acuerda de Dios; astú dá beré buruaz, se ha olvidado de si mismo: el segundo se añade al artículo propio del genitivo arén, v.g:jaincoarénzas, buruarénzas, y tiene la misma signifiacion. Y este segundoes el que sirve en el genitivo plural, v. g: jáunenzas, y no el primero, porque jaunáz es del singular.
En el mismo genitivo hay otros dos articulos especiales, que aunque corresponden al de castellano, no significan posesión, y mas parecen del ablativo: estos son z, ez. Pongo ejemplo: saturatus pane, harto de pan; cinere oppletus, lleno de ceniza, se traducen asi: oguiz ase-á, autsez beteá.. La regla para su uso es que si el nombre se acaba en consonante tiene lugar el articulo ez,v.g: auts, cillár,berún, autsez, berunéz, cillaréz, de polvo, de plata, de plomo: si el nombre se acaba en vocal, tiene lugar el mismo articulo ez, y mucho mejor y mas usado el articulo z, que se añade á la última vocal, v. g: arrí, burú,escú, arriz, burúz, escuz.
De aquí se puede conocer fácilmente que no tienen otro origen los patronímicos castellanos acabados en ez, v.g, Rodriguez, Martine, Perez, Sanchez, etc. que el que se toma del artículo ez del bascuence. La razon es porque esos patronímicos significan el de, que traen comunmente los demás apellidos, Rodriguez de Rodrigo, Martinez de Martin, Perez de Pero ó Pedro, Sanchez de Sancho, y asi de los demas. Pues es claro que el ez en esa significacion no puede ser sino el artículo pospuesto ez del bascuence, que en romance se construye con el de. Digo el artículos ez, y no la negacion ez, porque la negacion comunmente cae sobre el verbo ó sobre la accion verbal que se niega, y no sobre el nombre: y aun cuando parece que cae sobre el nombre,siempre se antepone, v.g. ez guizón, ez andré, ez ecér, y si si pospone hace diccion á parte, y nada de esto sucede con el ez de los patrononimicos; y por consiguiente es el articulo ez pospuesto del bascuence. Y en esto sucede á los bascongados una cosa particular, y es que habiendo dejado á los castellanos para sus apellidos patronimicos el artículo ez, ellos han tomado para casi todos sus apellidos el articulo de del romance, y asi dicen Manuel de Garagorri, Miguel de Vildosola, Francisco de Veroiz, etc., pudiendo haber retenido su ez pospuesto, Garagorriez, Vildosolez, Veroizez, como siempre lo retuvo el Idiaquez, aunque aun á este apellido anteponen el de del romance.
Tambien sirve al ablativo con frecuencia el articulo az, y es posposi-